Si eres miembro Ingresa al sitio, sino regístrate

Homepage de Enfermería JW

Búsqueda de Trabajo
Búsqueda avanzada

Artículos de Interés

Violencia, intimidación y agresión a las enfermeras en el lugar de trabajo

Violencia en el trabajo en sus diversas formas es una preocupación constante para las enfermeras. Pocas enfermeras están completamente al margen de este tipo de violencia, y muchos están expuestos a la violencia y la agresión en su día a día de trabajo.

Violencia en el trabajo en sus diversas formas es una preocupación constante para las enfermeras. Pocas enfermeras están completamente al margen de este tipo de violencia, y muchos están expuestos a la violencia y la agresión en su día a día de trabajo.

Los discursos sobre la violencia en la atención de enfermería y de la salud tienden a captar una amplia variedad de fenómenos incluidos los actos abiertos y encubiertos de la violencia, la intimidación y la agresión (VIA) procedentes de pacientes / clientes y sus familias o compañeros y colegas, otros trabajadores y directivos.

Como reflejo de la preocupación constante acerca de la VIA, es importante que continuemos esforzándonos por comprender su impacto en el personal de enfermería y los de su cuidado y encontrar formas de avanzar tanto en la dirección del daño causado y encontrar soluciones. Hemos elaborado junto a un grupo de documentos que han aparecido en el Journal of Clinical Nursing en los últimos 5 años (ver Tabla 1) para dar una visión general de la gama de trabajos contemporáneos en el tema.

Entonces, ¿qué podemos obtener de estos papers? Cuando se lee como un discurso único, estos documentos refuerzan la idea de que el trabajo de las enfermeras en muchos ambientes que cuentan con VIA y las situaciones de desacuerdo y conflicto.

La evidencia sugiere que esta exposición puede ser multidimensional y de alta densidad, creando una interacción compleja que no sólo los individuos, sino también las repercusiones tiene el potencial de dar forma a las relaciones de trabajo y las prácticas (Yildirim y Yildirim 2007). Estos documentos también destacan por la forma consistente y repetida exposición a la violencia y la hostilidad insidiosamente puede erosionar el bienestar emocional, la motivación, el desempeño laboral y la satisfacción laboral (Rodwell Demir y 2012), así como las normas de trabajo en grupo y la identidad social (Yildirim y Yildirim 2007).

Estos estudios evidencia la magnitud del problema según lo informado por personal de enfermería y dan lugar a las intervenciones en gran medida en términos de la política o la educación. Mientras que la comprensión de la magnitud del problema es importante, la investigación hasta ahora se ha centrado en pequeñas instituciones o estudios específicos de prevalencia de cada país, de lo que es en realidad un problema mundial.

La necesidad de medidas apropiadas se evidencia a través de dos trabajos centrados en el desarrollo de instrumentos y perfeccionamiento (Dilek y Aytolon 2008, Hahn et al. 2011). La oportunidad para los grandes estudios multinacionales no se puede ignorar, y la importancia de los instrumentos válidos culturalmente adecuados es el primer paso para avanzar en este ámbito.

La violencia, la intimidación y la agresión parece tener lugar en un ambiente de aceptación, en el que los comportamientos agresivos y hostiles con frecuencia se observaron delante de los demás. Los ritos y rituales perpetuados en ambientes de trabajo hostiles pueden cuestionar la identidad moral de las personas, sobre todo cuando la tolerancia de conductas como el bullying es cómo los individuos acceden al apoyo del grupo.

Es importante destacar que hay una ausencia de exploración sobre las implicancias éticas de los ambientes de trabajo hostiles, y los efectos de trabajar en un entorno de VIA tiene en la cultura de trabajo, liderazgo y comportamiento ético en el tiempo.

El no poder examinar estas cuestiones es problemático, ya que puede existir la posibilidad de mitigar la conducta inapropiada en el lugar de trabajo a través de mensajes entre homólogos de inadmisibilidad y, de hecho, estas estrategias pueden estar ya en marcha en algunos lugares. Sin embargo, la limitada comprensión de estos comportamientos dentro de los grupos de trabajo de enfermería limita el tipo de estrategias de intervención empleadas.

Existe profusa literatura que surgen de profesionales de la salud, principalmente enfermeras. Sin embargo, también existe la necesidad de explorar cómo la VIA erosiona, los cambios o dificultades de la práctica de enfermería y la atención al paciente.

Además, si bien el enfoque predominante en las enfermeras ha generado interpretaciones mejoradas de las perspectivas de las enfermeras en relación con la VIA, ha fracasado en capturar las perspectivas de los beneficiarios de los cuidados y sus familias siendo testigos de la VIA entre el personal de salud, a los pacientes, sus familiares o cuidadores.

Si bien puede ser razonable suponer que la confianza en la atención podría ser erosionada, o la capacidad de los pacientes y familiares a plantear problemas de atención silenciadas. La investigación en esta área podría proporcionar evidencia crucial en las opiniones y experiencias de los pacientes y sus familiares, mejorar los conocimientos disciplinares y actuar como un catalizador para el cambio real en la zona.

Fuente: Marie Hutchinson,Debra Jackson,Carol Haigh,Mark Hayter. (2013) Editorial: Five years of scholarship on violence, bullying and aggression towards nurses in the workplace: what have we learned? Journal of Clinical Nursing. Volume 22, Issue 7-8, pages 903–905, April 2013. Revisado en la web el 12 de marzo 2013. Extracto traducido.



 

Acceso Candidatos


Artículos de Interés

Ver Todos